¿QUÉ SIGNIFICA CRUELTY FREE?

cruelty free

Cruelty free es un movimiento que está en contra de la tortura animal a través de experimentos, de ahí el término libre de crueldad. 

Se refiere principalmente a productos de Belleza e Higiene Personal, así como de Limpieza del Hogar que no involucran experimentos  animales dentro de su proceso de elaboración.

A nivel mundial, más de 200.000 animales mueren cada año a consecuencia de las pruebas en animales. 

¿que significa cruelty free?
Algunos de los sellos identificatorios utilizados en Productos Cruelty Free

Cuando hablamos de poner fin a la experimentación animal en la industria cosmética, muchas personas muestran su preocupación sobre cuál sería la forma de probar que los cosméticos que utilizan son inocuos para ellos, ya que los ensayos toxicológicos en los que se pone a prueba qué tan irritantes, cancerígenos y teratógenos pueden llegar a ser los ingredientes de un producto se suelen realizar en animales.

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

El siguiente punto, que ha tomado fuerza en los últimos años, es que los resultados observados en un conejo, perro, primate o cualquier otro animal, pueden variar con respecto a los del humano no sólo por ser especies diferentes, sino por su reacción ante el estrés y miedo que siente por estar encerrado en un lugar lejos de su familia, un lugar que no es su hábitat natural, un lugar sin suficiente espacio para hacer ejercicio ni realizar conductas normales propias de su especie, aunado al dolor del manejo de los animales en el estudio.

Esto puede crear una respuesta tanto a nivel bioquímico, inmunológico, fisiológico y de comportamiento, desencadenando diferentes moléculas en el cuerpo que no se mostrarían si los animales no estuvieran expuestos a esa situación artificial.

Los cosméticos Cruelty free son una categoría que incluye  a todos los cosméticos que no han sido probados en animales.

 La FDA no ha aprobado una definición legal que vincule este término a un cierto conjunto de criterios. Sin embargo, además del producto final, la mayoría de los defensores de la belleza libre de crueldad están de acuerdo en que ninguno de los ingredientes utilizados en la producción de los cosméticos puede probarse en animales para ser libre de crueldad. Muchas empresas se identifican a sí mismas como libres de crueldad animal, pero aún utilizan materias primas que han sido probadas en animales. 

Los tipos de pruebas realizadas en animales incluyen pruebas de toxicidad aguda, pruebas de irritación ocular y cutánea, pruebas de sensibilidad cutánea, pruebas de carcinogenicidad y pruebas de reproducción y toxicidad del desarrollo. Numerosos estudios han demostrado que la eficacia de estas pruebas es limitada y existen alternativas válidas para muchas de ellas. 

Comprar solo a empresas libres de crueldad es efectivo porque boicotea la práctica de realizar pruebas en animales y demuestra que existe un mercado específico para consumidores libres de crueldad, lo que incentiva a las marcas a y seguir sus pautas:

La marca en su totalidad es libre de crueldad.

La ausencia de pruebas en animales de los ingredientes

La ausencia de pruebas en animales de productos terminados

La ausencia de experimentación con animales en los mercados extranjeros.

Los métodos para probar cosméticos en animales incluyen muchas pruebas diferentes que se clasifican de manera diferente en función de las áreas para las que se utilizarán los cosméticos. Un ingrediente nuevo en cualquier producto cosmético utilizado en estas pruebas podría provocar la muerte de al menos 1.400 animales

Penetración dérmica: las ratas se utilizan principalmente en este método que analiza el momento de una sustancia química y la penetración de la sustancia química en el torrente sanguíneo. La penetración dérmica es un método que crea una mejor comprensión de la absorción cutánea. 

Sensibilización cutánea: este es un método que determina si una sustancia química provoca una reacción alérgica. El adyuvante químico se inyecta para estimular el sistema inmunológico. En el pasado, se realizaba en conejillos de indias y se aplicaba sobre un parche de piel afeitado. Las sustancias se evalúan según el aspecto de la piel. 

Toxicidad aguda: esta prueba se utiliza para determinar el peligro de exposición a una sustancia química por vía oral, cutánea o inflamatoria. Se inyecta a ratas y ratones una dosis letal del 50% (LD50). Esta prueba puede causar convulsiones en animales, pérdida de la función motora y convulsiones. 

Prueba de Draize : Este es un método de prueba que puede causar irritación o corrosión en la piel o los ojos de los animales, sensibilización dérmica, sensibilización de las vías respiratorias, alteración endocrina y LD 50 (que se refiere a la dosis letal que mata al 50% de los animales tratados ).

Corrosividad o irritación de la piel: este método de prueba evalúa el potencial de una sustancia que causa daño irreversible a la piel. Por lo general, se realiza en conejos e implica poner productos químicos en un parche de piel afeitado. Esto determina el nivel de daño a la piel que incluye picazón, inflamación, hinchazón, etc.

Corto animado en Stop Motion del Realizador Taika Waititi «Salva a Ralph», creado para la campaña de concientización acerca de la crueldad hacia los animales impulsada por la Human Society de EE.UU. (Disponibilidad de subtítulos en Español)

Por éste y muchos factores más, ATTAR. ALMA DE PERFUME  se declara, rotundamente, EN CONTRA del Maltrato y Testeo en Animales y se une al Movimiento CRUELTY FREE ya que todos nuestros productos son LIBRES DE CRUELDAD.

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

cruelty free

cruelty free

cruelty free

cruelty free

cruelty free

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

Entonces, si los productos no se prueban en animales, ¿en qué se prueban? ¿Qué me garantiza a mí como consumidor que el producto Cruelty Free que voy a usar no me va a hacer daño? 

Empecemos por el argumento más obvio y el que más se usa para motivar a la gente a dejar en el pasado la experimentación animal: ningún animal es igual a nosotros. Cada especie es única y el ser humano no es la excepción, por lo tanto comparar la respuesta de un ratón, conejo o incluso otro primate, no es exactamente igual a la que podríamos tener los seres humanos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
Abrir chat
1
Estamos Online!
Déjanos tu consulta